Site preloader
Premium Tobacco
Premium Tobacco
email
contacto@premiumtobacco.de
Lunes - Viernes 9.00 - 17.00
Sábado - Domingo cerrado
WhatsApp
+49 16 094 827 765

Fermentación de las hojas de tabaco

  • by: Marita Mróz
  • 21 enero 2019
tabaco

Fermentación de las hojas de tabaco

La fermentación de las hojas de tabaco es un proceso muy importante en el que las propiedades físico-químicas del tabaco se ven alteradas por medio de transformaciones enzimáticas. Gracias a ello, nos deshacemos de los compuestos amoniacales del tabaco, que afectan al sabor y a la acidez del humo. Al mismo tiempo eliminamos bacterias, microorganismos y mohos nocivos.
Después del proceso de secado, las hojas de tabaco se someten a la fermentación. Es un proceso esencial antes de la transformación posterior del tabaco y, si se lleva a cabo en condiciones adecuadas, es una garantía de obtener un tabaco de alta calidad con el color, el aroma y el sabor característicos de una variedad determinada.

Fermentación natural

El primer método de fermentación, natural, se utiliza cada vez con menos frecuencia debido a la carga de trabajo. Se trata de un proceso complejo y que requiere mucho tiempo, en el que se apilan paquetes de hojas de tabaco deshidratado. Esto puede compararse con la formación de prismas de compostaje. La estrecha disposición de los haces inicia el proceso de fermentación limitando el acceso al oxígeno. Se produce la llamada sudoración por acumulación. La temperatura en su interior aumenta gradualmente hasta los 70 °C, con un valor óptimo de 50 °C. Las hojas pierden humedad y con ella amoniaco, lo que tiene un efecto negativo en el sabor del tabaco. El contenido de nicotina también se reduce. Una vez alcanzada la temperatura óptima de 50°C, se transfiere todo el prisma. Los paquetes de hojas de tabaco se transfieren desde la parte superior hasta el centro del prisma. Todo el proceso se realiza cíclicamente hasta que todas las hojas se someten a una determinada temperatura. Un correcto proceso de fermentación natural permite obtener un tabaco de color uniforme, sabor y aroma excepcionales. Sin embargo, requiere ciertas condiciones climáticas y se lleva a cabo más bien en países con climas cálidos, directamente en plantaciones que producen tabaco destinado, por ejemplo, a la producción de puros.

Cámaras de fermentación acelerada

El proceso de fermentación natural se ha simplificado mediante cámaras especiales de fermentación rápida, donde las hojas de tabaco tratadas se mantienen a una temperatura y humedad constante y estrictamente definidas durante un cierto período de tiempo. Estas cámaras, gracias a la posibilidad de regular estos factores, han permitido realizar el proceso en cualquier lugar, independientemente de las condiciones climáticas, lo que, en la zona de cultivo en climas templados, es una gran facilitación. El control total de los parámetros de fermentación permite obtener un material uniforme. Todo el proceso se acorta, lo que afecta directamente a su rentabilidad.
Sin embargo, la mayoría de las veces el proceso de fermentación ya se lleva a cabo directamente en las empresas tabacaleras. Sin embargo, tanto el procedimiento en sí como cualquier adición al tabaco están cubiertos por el secreto.